Hub.io Health

¿La falta de sueño puede enfermarte?

Norma
17/05/2021 08:28 PM Comentario(s)

Por Claudio López Bruzual M.D

Primera parte
Si experimentas una privación continuada del sueño, desarrollarás una condición llamada privación de sueño, es decir, dormir regularmente menos de 7 horas por noche.

Se trata de un estado en el que no se pueden recuperar las horas de sueño perdidas. La falta de sueño aumenta el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, depresión, e incluso, de muerte prematura. Pero además, las alteraciones del sueño pueden aumentar tu riesgo de sufrir diversas enfermedades. En la primera parte de este tema vamos a hablar acerca de la obesidad y la diabetes.

Obesidad

Varios estudios muestran que la privación del sueño es un factor de riesgo para la obesidad. El “Estudio de salud de las enfermeras” descubrió una asociación entre las personas que dormían menos (5 horas, o menos, por noche) y las que tenían un alto Índice de Masa Corporal (IMC) y mayor aumento de peso.  Una de las razones puede ser la alteración de las hormonas del apetito que regulan la sensación de hambre (grelina) frente a las de satisfacción (leptina). Con la falta de sueño los niveles de grelina aumentan, mientras que los de leptina disminuyen. ¿De qué manera te afecta que tus niveles de grelina suban?


  • Consumes más calorías debido a que experimentas una fuerte sensación de hambre
  • Pero, al mismo tiempo, te sientes menos saciado después de comer
  • Sientes una preferencia por los alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono


Podrías pensar que dormir menos significaría que el organismo está más activo por estar más tiempo despierto y, por tanto, eso generaría que quemaras más calorías. Sin embargo, los estudios han constatado que con la privación del sueño el gasto energético no aumenta, o aumenta muy poco; incluso hay una tendencia a reducir la actividad física debido a la fatiga. ¿Qué significa esto? Muy sencillo:

menor actividad física  +  mayor consumo de calorías asociado a la privación del sueño =
aumento del riesgo de obesidad

Pero los efectos negativos de la falta de sueño no acaban ahí. Dormir menos tiempo causa varios estragos como:

  • El almacenamiento de grasa en la zona del abdomen
  • Aumenta el índice de masa corporal (IMC)
  • Una dieta de peor calidad (porque se te antojan las grasas y carbohidratos)
  • Una menor sensibilidad a la insulina (lo cual eleva el riesgo de padecer diabetes)

Curiosamente, algunos estudios también han demostrado que dormir más de 9 horas se asocian con el desarrollo de la grasa abdominal, en comparación con el sueño de 7 a 8 horas por noche. Así que lo ideal es no dormir de más, ni de menos.

Obesidad por la falta de sueño

Diabetes

Los estudios epidemiológicos y de laboratorio muestran que existe mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus, tanto si se duerme poco (menos de 7 horas) como si se duerme mucho (más de 9 horas). La razón de esto es que insuficiencia crónica de sueño puede provocar cambios metabólicos. En estudios clínicos se ha observado que las personas privadas del sueño presentan un aumento de los niveles de glucosa e insulina, lo que sugiere una resistencia a la insulina.


Además, como ya dijimos, no dormir bien altera la regulación de las hormonas del apetito (grelina y leptina) lo cual puede provocar un aumento de la ingesta de alimentos y, por lo tanto, aumento de peso. Y como sabes, tener kilos extra eleva el riesgo de resistencia a la insulina, lo cual significa que el cuerpo no puede procesarla debidamente y se elevan las probabilidades de desarrollar diabetes.


Como ya te habrás dado cuenta, la falta de sueño puede alterar tu metabolismo y favorecer el desarrollo de enfermedades serias. Por lo tanto, si duermes poco o demasiado, es hora de que tomes el asunto en serio y que acudas con un médico. Él te ayudará a descubrir las causas de tu problema y te hará recomendaciones para solucionarlo.

 

En la segunda parte de este tema hablaremos de otras dos peligrosas consecuencias de no dormir lo necesario: las enfermedades cardiovasculares y la depresión. Da click aquí para leer el artículo.



Fuente: https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/sleep/